El peligro de adquirir lentes de contacto sin el control de un especialista

El peligro de adquirir lentes de contacto sin el control de un especialista

Las lentes de fantasía proporcionan el toque final perfecto a los disfraces y looks más creativos con sus múltiples formas y patrones. Cuando se acerca el Carnaval, este tipo de lentes hace su aparición de forma ilegal en bazares, centros de belleza y otros establecimientos no autorizados, donde no existe ningún tipo de control ni garantía de seguridad. Muchas personas que no necesitan corrección óptica utilizan lentes cosméticas o de fantasía de manera puntual, por lo que piensan que no es necesario acudir a un óptico-optometrista, y nada más lejos de la realidad: las lentes de contacto no son un simple accesorio de moda, sino productos sanitarios, y solo la evaluación previa que realiza un óptico-optometrista determinará si los pacientes pueden utilizarlas sin problemas. Además, el ojo de cada persona es diferente y no existe una lente estándar que se ajuste perfectamente a todos. Cuando se adapta una lente de contacto, el óptico-optometrista evalúa aspectos como la salud general y ocular del paciente, el estado del ojo y la medida de la córnea y,

lo que es más importante, realiza un seguimiento periódico del proceso de adaptación. El óptico-optometrista también enseña las pautas de manipulación, limpieza y desinfección esenciales para minimizar cualquier posible riesgo, así como las horas de uso recomendadas y la frecuencia de reemplazo de las lentes. Las lentes de contacto de fantasía resultan fácilmente asequibles, en especial a través de internet, bazares, centros de belleza y otros establecimientos no autorizados, en los cuales no existe ningún tipo de garantía sanitaria. Aunque se suelen llevar durante periodos cortos de tiempo, un mal uso de las lentes de fantasía puede acarrear una serie de riesgos: – Sensación de sequedad y arenilla en los ojos. – Enrojecimiento. – Irritación e incluso, el dolor al retirar la lente. – Condiciones patológicas más severas como: conjuntivitis, inflamación corneal, reacciones alérgicas, abrasión corneal derivada de una adaptación deficiente y pérdida visual.En este sentido, algunos estudios han constatado que los usuarios de lentes de contacto que no las compran en un establecimiento sanitario de óptica tienden a no respetar las pautas de mantenimiento e higiene necesarias para disminuir el riesgo de lesiones corneales e infecciones oculares, ya que no han contado con la labor educativa previa que realiza el óptico-optometrista. Así es que, si quieres disfrutar plenamente del Carnaval, no te la juegues y visita con antelación a tu profesional de la visión.

Alicia Macías Aparicio.O.C:11733
Diplomatura en Óptica y Optometría por la Universidad de Granada.
Grado en Óptica y Optometría/ Experto en Optometría Geriátrica y Baja Visión por la Universidad Europea
de Madrid.
Master Oficial en Rehabilitación Visual por el IOBA de la Universidad de Medicina de Valladolid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Hablamos?