Los Informales

Aparecen en escena como Valentino, los anti-cupidos, al que tienen secuestrado en el Puente de Palmas. Sensible mejora a la hora de cantar en la presentación. Suenan bien, sí señor. Eso es trabajo a las espaldas. O cambio en los integrantes. O las dos cosas. Primer pasodoble para el “prusés” encarnado en los hijos de los emigrantes extremeños en Cataluña, que vuelven a la tierra de vacaciones. Sus abuelos lucharon en aquella tierra a cara descubierta, y no como los CDR.  Segundo pasodoble al futuro que es pasado, a ese momento en que les toque retirarse, querrán que se les recuerde como murgueros del López. Pero aún son muy jóvenes. Cuplé que empieza siguiendo las modas, despacito, sobre los cambios de estado…de whatsapp. El segundo, para el satisfyer. Los varones, si no quieren quedarse solterones, que vayan practicando con un plato de caracoles. En el popurrí, se adjudican la responsabilidad del abrazo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Y sale en un repertorio, por primera vez, el coronavirus. Y el paracaidista de la farola. Estrofa para el uso de las redes sociales a la hora de ligar. Primera mención también a la obra del Hospital Provincial. Buen efecto con el tren, con el estribillo del “Valentino” de los Cadillac de 1986 (muchos de ellos aún no habían nacido). El tren en Extremadura “Va lentino”. Despedida a ritmo de boleros, que nos ha recordado a Los Panchos (somos más viejos que La Tana). Buena actuación de Los Informales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Hablamos?