YO NO SALGO, EL PUTO AMO

Nos adelanta su padre, Agustín, a quien nos hemos encontrado en los pasillos del López de Ayala, que lo que traen hoy es bueno. Vamos a ver. De momento, parecen más relajados que en el pase de preliminares. Hoy ocupan todo el escenario, están menos encorsetados. Con dos guitarras, sin punteo, y p´alante. Después de la presentación, unos canapés. Bueno, canapés, no, jamón, que para eso les ha tocado la lotería. Primer pasodoble al cambio climático, y denuncia de las barbaridades que se hacen con el medio ambiente. En el segundo dice que quieren comprarse los Carnavales, con sus grandezas y sus miserias. Primer cuplé para las nuevas modas del lenguaje. En el segundo, juegan con una posible retirada. Pero imaginándose como puede ser el año que viene para ellos, que no. Que vuelven al teatro. Han hecho rotaciones en el popurrí, para que todos los integrantes de la  murga puedan disfrutar actuando en el teatro. Nos parece que están cortos de ensayos, y le hemos visto masticar alguna letra, quizá debido a la velocidad con la que cantan. Habrá que esperar al jurado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

× ¿Hablamos?