LAS POLICHINELAS

Y tras la actuación de la murga juvenil del Colegio Santa María Assumpta, ganadora del concurso juvenil de murgas, llegan Las Polichinelas. Como en años anteriores, con la vara del tío de la vara o el bastón de la vieja del visillo, usan sus paraguas para hacer compás. Buena presentación. Pasodobles, ahí son brillantes, vamos a escuchar. El primero, para cantarle al machismo y a los malos tratos, que adquieren un tono  especial si suenan en voces de mujer. Posición atípica la de las guitarras, a la izquierda del escenario, en vez de estar ubicadas en el centro, como es habitual. Segundo pasodoble, emotivo, al alzheimer, representado a través de la historia de un nieto que ve como su abuelo juega cada vez menos con él. Muy buen segundo cuplé, con la anécdota de la pantalla del Paseo de San Francisco, en la que no apareció su nombre en la noche del viernes para anunciar los pases a semifinales. Bien cantado, elegancia en el vestuario. Correcto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

× ¿Hablamos?