MARWÁN, VOLVER A EMPEZAR

Tras el descanso, es turno para Marwán. Muchos asientos vacíos en el patio de butaca, extrañamente, en una final que ha despertado una expectación inusitada. Primer pasodoble para evocar el Badajoz de antaño, con café de puchero y fruta “voceá”. Y el rico pirulí de la Habana que pregonaban por nuestras calles los vendedores ambulantes. Segundo pasodoble para reivindicar a las murgas veteranas. A su juicio faltan murgas valientes en escena, murgas como ellos, cortan el pasodoble tras pedir que cuidemos el pasodoble o esto acabará con el silencio…y con el pasodoble inacabado se retiran entre bambalinas. Buen golpe de efecto. Primer cuplé para una revisión médica, más exactamente un tacto rectal, que les cambió la vida. Segundo pasodoble, para Ricardo Taylor, recordándole que están en la final. Antes del popurrí, palmas a compás, estilo Falla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Hablamos?