Hasta siempre, Carlos Ruperto.

Hoy se nos fue un grande del Carnaval de Badajoz. Carlos Ruperto, uno de los precursores de nuestra fiesta, de aquellos que a principio de los ochenta sentaron las bases de lo que hoy es el Carnaval de Badajoz, ha muerto en la mañana de este domingo. Durante años adornó con los punteos de su guitarra los repertorios de Los Guatinay, murga de la que formó parte fundamental, como después lo fue en La Brigada Antiardores, artefacto con el que recorrió las calles de Badajoz, disfrutando y participando del Carnaval, del que era todo un maestro, como lo fue también en los fogones, donde demostró, al frente de distintos establecimientos hosteleros, que un plato sabe mejor si tiene un toque de buen humor, esa sonrisa que siempre iluminaba la cara de Carlos. La capilla ardiente se encuentra instalada en el tanatorio de La Soledad, y el sepelio será mañana, a las 11.00, en la iglesia de Santa Teresa de Jesús, frente al Seminario, en la barriada de La Estación. Desde El Estribillo, un fuerte abrazo para su familia, especialmente para sus hijos Carlos y Lolo, miembros de Marwan Chilliqui, y continuadores de la tradición carnavalera que les transmitió su padre. Esta noche sonarán cuplés en el Cielo. Y Carlos estará a la guitarra.

 

 

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Hablamos?